CÓMO ORIENTARSE CON UNA BRÚJULA

PARTES DE UNA BRÚJULA

ORIENTAR EL MAPA

Debemos saber que los mapas siempre vienen orientados al norte y los nombres que sobre él aparecen escritos también, con lo cual, debemos colocar el mapa de tal forma que podamos leerlo y eso nos indicará que la parte superior es el NORTE, la parte inferior el SUR, la parte derecha el ESTE y la parte izquierda el OESTE.

Luego veremos que existen líneas horizontales y verticales en el mapa. Las líneas verticales son los MERIDIANOS y las líneas horizontales los PARALELOS.

Para orientar el mapa, lo primero que debemos hacer es colocar la brújula con uno de sus cantos totalmente paralelo de alguno de los meridianos. Los meridianos internos de la brújula, que no son magnéticos, también debemos colocarlos totalmente paralelos a los meridianos, apuntando hacia la flecha de dirección.

A continuación, comenzamos a girar el mapa hasta que la aguja magnética quede paralela a los meridianos. Y ya tenemos todo el conjunto orientado al norte: los paralelos del mapa, los paralelos de la brújula y la aguja magnética.

TRAZAR UN RUMBO SOBRE EL MAPA Y SEGUIRLO SOBRE EL TERRENO

Supongamos que queremos ir desde el punto A al punto B en un mapa. Lo primero que debemos hacer es unir ambos puntos sobre el mapa con uno de los cantos de la brújula, teniendo en cuenta que la flecha de dirección debe ir en la dirección del punto B, es decir, el punto de destino al que queremos llegar.

Seguidamente, deberemos colocar los meridianos de la brújula paralelos a los meridianos del mapa, prestando especial atención a que los meridianos superiores de la brújula, los que indican el norte, estén apuntando al norte del mapa.

Finalmente, giraremos la brújula hasta hacer coincidir el norte magnético de la brújula con la flecha norte de la brújula. Y deberemos caminar en el sentido que marca la flecha de dirección.

SEGUIR UN RUMBO EXPRESADO EN GRADOS

Para seguir un rumbo expresado en grados, primeramente, debemos conocer dichos grados. Imaginemos que son 200º.

Lo primero será girar el limbo móvil hasta hacer coincidir los 200º con la flecha de dirección.

Seguidamente, deberemos hacer coincidir los dos nortes, el de la aguja magnética con el de los meridianos de la brújula.

Finalmente deberemos caminar en el sentido que marca la flecha de dirección.

AVERIGUAR GRADOS HACIA UN ELEMENTO

Para averiguar a cuántos grados de nosotros se encuentra un elemento, lo primero que debemos hacer será apuntar con la línea de dirección hacia este objeto.

Luego hay que girar el limbo móvil hasta hacer coincidir los meridianos de la brújula con la aguja magnética.

Finalmente leeremos los grados sobre el limbo móvil en el punto que coinciden con la línea de dirección y esos serán los grados a los que está ese objeto.

TRIANGULAR NUESTRA POSICIÓN

Imaginemos que deseamos conocer cuál es nuestra posición exacta en un mapa. Para ello deberemos aplicar la técnica de la triangulación y tomaremos 2-3 puntos de referencia en el mapa, como por ejemplo, la cima de alguna montaña, algún puente, algún edificio o torre de tendido eléctrico. En definitiva, algún elemento fijo, voluminoso y visible en la lejanía.

Primeramente orientaremos el mapa y, a continuación, sujetaremos el limbo manteniendo el norte y orientaremos la flecha de dirección hacia el primer elemento de referencia y trazaremos una línea.

Seguidamente haremos lo mismo con el siguiente punto de referencia y trazaremos otra línea. En el punto donde se cruzan ambas líneas será el punto donde nos encontramos. Si queremos asegurarnos, podremos hacer esta operación con un tercer punto de referencia y comprobaremos que cruza en el mismo punto que los 2 primeros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *