TIPOS DE YESCA

Para encender un fuego, necesitamos 3 elementos: yesca, leña y combustible.

La yesca es cualquier tipo de material combustible seco que se usa para iniciar un fuego. Podemos llevarla con nosotros o buscarla sobre la marcha en el entorno antes de hacer el fuego. Existen yescas naturales y yescas artificiales, algunas de las cuales, enumeraremos luego.

La leña se añade a la yesca ardiendo. Suelen ser palitos de un grosor similar al de un dedo o incluso más finos. Para saber si están suficientemente secos, tenemos que poder partirlos fácilmente con las manos y que suene un crujido limpio.

Una vez que el fuego lleva encendido unos 5 minutos a base de leña, significará que se ha asentado y podremos ir añadiendo combustible, entendiendo por combustible trozos de madera más grandes, de un grosor similar al de un brazo.

Recuerda que las maderas blandas, sobre todos las de pino u otras coníferas, prenden más fácilmente y dan lugar a llamas más vivas pero, por contra, se consumen más rápidamente y producen menos calor que las maderas duras, a las que le cuesta más arder pero producen unas brasas más duraderas y eficaces. La única desventaja de las maderas duras es que es difícil de secar y si están mínimamente húmedas es complicado hacer fuego con ellas.

YESCAS NATURALES

  1. PALO DE YESCA: es lo que comúnmente se conoce como palo emplumado. Normalmente, si el palo está seco podemos emplumarlo directamente desde el exterior, pero si está húmedo, seccionaremos el palo o tronco en cuatro mitades y emplumaremos la madera más al interior, que seguramente estará seca.
  2. HOJARASCA: conjunto de hojas secas caídas de árboles y plantas y que cubre el suelo.
  3. HIERBA SECA: es una de las mejores yescas naturales.
  4. AGUJAS DE PINO: son un poco gruesas y se recomienda combinarlas con otra yesca más fina, por ejemplo, hojarasca o hierba seca.
  5. CORTEZA DE ÁRBOL: la más eficaz es la corteza de abedul, que puede prender incluso estando húmeda. Esta corteza es fácilmente identificable por ser de color prácticamente blanco. También nos puede servir la corteza de cualquier otro árbol, pero deberemos asegurarnos de que está suficientemente seca.
  6. MUSGO DE ÁRBOL: se trata de una especie de hongo liquenizado que crece en la corteza de los pinos y abetos, y que, en este caso, hemos recolectado del suelo.
  7. PLUMA DE CAÑA: hablamos de la hierba o planta que crece al final de la caña común. Hay diferentes tipos como podemos observar, todos ellos fácilmente inflamables.
  8. MADERA RESINOSA: también conocida en inglés como fatwood. Yo tengo este trozo que compré, aunque la madera resinosa se puede encontrar en la base de las ramas rotas situadas en la parte baja del tronco de árboles de la familia de las coníferas, sobre todo, los pinos.
  9. HONGO YESQUERO: es un hongo parásito con forma de pezuña de caballo que crece habitualmente en la corteza de árboles en zonas donde hay un poco de humedad y causa podredumbre. Suele vivir en la corteza de los hasta mucho tiempo después de haber muerto éstos, pasando a ser un agente descomponedor.
  10. ESPADAÑA: conocida popularmente como juncos, se encuentran cerca de estanques y pantanos. Es la pelusa que se desprende de su flor (en forma de puros) la que funciona como yesca.
  11. FIBRAS DE PALMERA Y DE COCO: en zonas tropicales y costeras, suele ser una yesca fácil de conseguir.

YESCAS ARTIFICIALES

  1. ALGODÓN: nos referimos al algodón sanitario.
  2. TAMPONES: recuerda que los tampones también te podrían servir para filtrar agua.
  3. PELUSA TEXTIL: nos referimos a, por ejemplo, las pelusas que sacamos del filtro de la secadora o de la aspiradora cuando lo limpiamos o a la que resulta después de barrer la casa.
  4. PAÑUELOS DE PAPEL: los típicos clínex que siempre llevamos con nosotros.
  5. ALGODÓN CARBONIZADO: se trata de algodón sometido al proceso de pirólisis y que, para mí, es uno de los mejores iniciadores de fuego.
  6. LANA DE ACERO: típicamente usada para trabajos de bricolaje y carpintería por sus propiedades para pulir objetos de madera y metal.
  7. CORCHO IMPREGNADO EN GEL HIDROALCOHÓLICO: Por una parte, el corcho tiene propiedades impermeables, y, por otro lado, al ser el corcho poroso, absorbe el gel hidroalcohólico y potencia la duración de yesca.
  8. PASTILLA DE ENCENDIDO: comúnmente usada para encender barbacoas. Es muy efectiva, pero desprende un olor bastante intenso y químico.
  9. CÁÑAMO, YUTE o ESPARTO: ya sea en forma de cuerda o de estropajo. Si es en forma de cuerda, conviene deshilacharla antes de usarla para separar bien las fibras. Estos tipos de materiales son buenos para formar un nido en el que alojar las primeras brasas.
  10. ALGODÓN CON VASELINA: esta yesca prende fácilmente y arde durante el tiempo suficiente como para encender casi cualquier tipo de leña seca, es resistente al viento y repele el agua.
Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Back to top