EL MEJOR BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIO DE SUPERVIVENCIA DEL 2021

En caso de accidente o emergencia, la prioridad sería buscar atención médica inmediatamente, pero en casos de aislamiento o ausencia médica tener un botiquín de primeros auxilios a mano y saber cómo usarlo puede salvarte la vida.

Llevar un botiquín de primeros auxilios te va a aportar la tranquilidad de saber que ante una situación de emergencia o accidente contarás con los materiales, instrumentos y medicinas necesarias para salir de un apuro.

La propuesta de botiquín que te vamos a hacer nosotros es orientativa y debe adaptarse en función de los siguientes factores:

1️⃣ TIPO DE SALIDA: no es lo mismo ir al desierto que a la montaña o al mar.

2️⃣ CLIMATOLOGÍA: no es lo mismo sufrir las inclemencias del calor o del frío.

3️⃣ DURACIÓN DE LA ACTIVIDAD: no es lo mismo una salida diaria o de fin de semana que una expedición de varios días/semanas.

4️⃣ NÚMERO DE PERSONAS: no es lo mismo preparar un botiquín individual o personal que uno para un grupo de personas.

Cuando vamos en grupo, es conveniente que todos los miembros conozcan donde se encuentra ubicado el botiquín y cómo usar su contenido, no obstante siempre se asigna la custodia del botiquín a la persona más capacitada como, por ejemplo, alguien que tenga formación médico-sanitaria o haya recibido algún curso de primeros auxilios.

5️⃣ ENFERMEDADES: es muy importante identificar si alguno de los miembros del grupo tiene alguna enfermedad transitoria o crónica ya que será imprescindible que el botiquín contenga los medicamentos imprescindibles para su tratamiento (por ejemplo: aerosoles para asmáticos, insulina para diabéticos, pluma de adrenalina para alérgicos severos, etc). Siempre se recomienda llevar el prospecto de cada medicamento.

Debes saber que un botiquín de primeros auxilios está compuesto por dos bloques principales:

MATERIAL PARA CURAS:

  • Desinfectante: Povidona yodada o Clorhexidina para pequeñas heridas o arañazos.
  • Esparadrapo: para sujetar las gasas estériles
  • Gasas estériles: para cubrir y proteger heridas.
  • Tiritas: también conocidas como curitas o banditas según el país. Se recomienda que sean impermeables ya que duran más y, alternativamente, nos pueden ayudar a sujetar estructuras.
  • Apósitos: para ampollas y quemaduras, normalmente están hechos de material hidrocoloide lo cual absorbe la humedad de la piel/herida y forma una capa protectora frente a ampollas y rozaduras que acelera su cicatrización y curación. También se pueden usar a modo preventivo en grandes distancias.
  • Puntos de sutura adhesivos: Los puntos adhesivos aproximan los bordes de la piel, uniéndolos para que la herida pueda cicatrizar y así curarse. Se usan cuando la herida es lineal, poco profunda y no está infectada.
  • Alcohol/toallitas con alcohol: para desinfectarse, por ejemplo, las manos antes de tocar una herida.
  • Venda elástica: en caso de torceduras nos ayudarán a inmovilizar la extremidad afectada, habitualmente tobillos. También nos puede servir de cabestrillo para lesiones de brazos.
  • Lágrima artificial: para lavar el ojo en caso de que nos entre algún cuerpo extraño
  • Suero fisiológico: para lavar heridas antes de aplicar desinfectante.
  • Pinzas: para extraer, por ejemplo, astillas, aguijones o garrapatas.
  • Repelente de insectos: los hay en forma de líquidos, lociones, cremas o atomizadores que se aplican en la piel/ropa para repeler (no matar) a los insectos. La mayoría está compuesto por un ingrediente llamado DEET (N, N-Dietil-meta-toluamida) que fue desarrollado por el Ejército de los Estados Unidos en 1946.
  • Crema corticoides: para aliviar las picaduras de insectos.
  • Guantes de nitrilo: producen menos alergia que los de látex y evitan el contagio al limpiar heridas, es decir, ayudan a evitar la asepsia o contagio por bacterias al herido cuando manipulemos los medicamentos y accesorios. No querrás infectar a nadie ni que te infecten a ti. También pueden servir para recolectar y transportar agua (al igual que los preservativos).
  • Tijeras: para cortar y manipular vendajes.

MEDICAMENTOS:

  • Antiinflamatorio: ayudan a reducir y aliviar el dolor producido por la inflamación en alguna parte del cuerpo. El más conocido es el ibuprofeno. También es antitérmico y sirve para combatir la fiebre. Indicado para lesiones musculares, artritis, dolor menstrual, etc. No consumir nunca con el estómago vacío.
  • Analgésico: ayudan a reducir y aliviar el dolor. El más conocido es el paracetamol. También es antitérmico y sirve para combatir la fiebre. Indicado para el dolor de cabeza o los síntomas de la gripe o la fiebre. Se puede tomar en ayunas y se recomienda tomar sólo con agua para un efecto más rápido.
  • Antihistamínico: sirven para tratar los síntomas de las alergias. Pueden encontrarse en forma de píldoras, tabletas masticables, cápsulas, líquidos y gotas para los ojos.
  • Antidiarreicos: ralentizan de forma temporal la acción del intestino y reducen el número de deposiciones para frenar la deshidratación.
  • Antibiótico de amplio espectro: actúa contra una amplia gama de bacterias patógenas. Consulta a tu médico con antelación ya que en muchos casos no se pueden comprar sin receta o prescripción de un facultativo.
  • Comprimidos antipalúdicos: contra la malaria si viajamos a zonas tropicales.
  • Crema, crema o spray analgésicos y antiinflamatorios: para aplicar en caso de golpes que no llegan a causar heridas ni lesiones de consideración. Son de uso externo y ayudan a aliviar dolores producidos por contusiones, contracturas, esguinces leves, etc.
  • Pastillas contra mareo en viajes: contra la pérdida de orientación y equilibrio, sudores fríos, náuseas y vómitos que provoca en muchas personas el movimiento de los barcos y otros medios de transporte. Son muy útiles si vas a hacer un viaje de buceo y tienes mareo al viajar en barco.

También podemos complementar este botiquín con un kit de supervivencia.

Se recomienda que el recipiente del botiquín sea de un material impermeable (alternativamente puedes meterlo en una bolsa zip) y preferentemente a prueba de golpes. Algo metálico y hermético sería ideal ya que te puede servir también como pequeña olla para cocinar, hervir agua, derretir hielo…

Es muy importante mantener este botiquín de primeros auxilios ordenado y organizado, lo cual te facilitará encontrar lo que buscas con rapidez en una situación de emergencia.

Se recomienda realizar algún curso de Primeros Auxilios en Montaña, lo cual te permitirá saber cómo actuar ante situaciones comunes como hemorragias, hipotermia, agotamiento, diarrea, deshidratación, mal de altura, picaduras, quemaduras, cortes, etc.

Una vez montado el botiquín de primeros auxilios, es importante, mantenerlo adecuadamente, es decir, revisar periódicamente la fecha de caducidad de los medicamentos, ya que esto puede disminuir la eficacia de las mismas o incluso convertirlas en nocivas. También debemos guardarlo en un lugar fresco y seco.

Un botiquín de primeros auxilios bien organizado y mantenido puede ayudarte a controlar una situación de emergencia en un sitio remoto mientras que los servicios de rescate o emergencia llegan al lugar.

Bestseller No. 1
Botiquin maletín primeros auxilios con dotacion 310mm x 270mm x 80mm doble cierre de seguridad
Tamaño: 310 mm x 270 mm x 80 mm; Fabricado en Europa.; Todos los productos incluidos cumplen con la normativa CE
24,90 EUR
Bestseller No. 6
Botiquin maletin portatil primeros auxilios con dotacion 260mmx230mmx70mm
Material: polipropileno admisible para contacto sanitario; Medidas: 260 mm x 230 mm x 70 mm
19,80 EUR
Bestseller No. 10
Botiquín primeros auxilios SUPER ROL con 120 artículos indispensables para realizar curas de emergencia (NEGRO)
Ideales para llevar en automóviles, de viaje o para el hogar.; Tamaño: 28 x 17 x 8 cm; Agrupado en Europa. Todos los productos cumplen con la normativa CE.
17,95 EUR